La máquina con la que muchos hemos soñado, un sistema de generación in situ de energía a partir de los materiales orgánicos residuales y de alimentos. Además también produce fertilizante. Así que con tu basura orgánica puedes por un lado generar energía y por otro lado, producir abono ecológico, ¿alguien da más?

HORSE permite reciclar 25 toneladas al año de basura orgánica, produciendo con ellos: 20.440 litros de fertilizante ecológico y 37 MWh de energía.

Esta máquina ayuda a la conservación de los recursos locales, reduciendo la necesidad de agroquímicos para los cultivos y proporcionando a la comunidad local un ciclo de vida de alimentos después de su consumo.

High-solids Organic waste Recycling System with Electrical Output

Horse cambia la perspectiva en el manejo de deshechos, ya que todos los deshechos orgánicos ahora pasan a ser recursos.

Utiliza el ciclo de vida para reducir los residuos, reducir el consumo de energía, reducir la intensidad de tráfico y transporte y conservar el empleo y el dinero asociado a las transacciones comerciales dentro de cada comunidad.

Esta máquina ha roto con la complejidad y el coste hasta ahora en otros sistemas de digestión anaerobia, proceso en el cual microorganismos descomponen material biodegradable en ausencia de oxígeno.

El sistema funciona completamente fuera de la red y no necesita ninguna conexión para su funcionamiento, es totalmente autónomo. Puede ser entregado en un remolque para ser portátil en eventos y fiestas.

HORSE permite alcanzar la soberanía energética y aprovechar tus recursos al máximo.

Beneficios del sistema.

  • La capacidad de reducir los costes de eliminación de basura, reciclaje y generación de energía al mismo tiempo.
  • Sistema basado en requerimientos de mínimo espacio.
  • Rápida implementación para reemplazar sistemas de generación diesel y fácilmente ampliable.
  • Generación de electricidad y calor in situ, u otras formas de energía (luz, agua caliente, etc.).
  • Puede convertir restos de comida, carne, grasa, aceite, todos líquidos comestibles, mariscos, productos lácteos, almidón, azúcar, frutas, vegetales, pequeños huesos, servilletas, papel de cocina o cáscaras de huevo, además de alcohol.

Cómo funciona.

El sistema es portátil y se suministra de una pieza. La única instalación necesaria es hacer una conexión de agua y energía antes de poner la planta en funcionamiento.

El proceso comienza con la recolección de residuos de comida, líquidos comestibles o grasas y aceites en un fregadero de gran tamaño para su revisión y pre-trituración. Esto tritura cosas como la carne, el pescado, frutas y verduras en trozos del tamaño de un bocado. El sistema tiene un sistema de mezcla y alimentación que funciona automáticamente por lo que el coste de la mano de obra es mínimo. Sólo hay que revisar la temperatura, la mezcla, el nivel de líquido, la presión, el almacenamiento de gas y el estado de la batería cuando se alimenta el sistema.

Este sistema de bioenergía se descarga a sí mismo usando el flujo de gravedad y el desplazamiento hidráulico. El microdigestor también tiene almacenamiento de gas a presión, que es bombeado usando un sistema regulador a base de agua.

La unidad viene equipada con un control de olores diseñado no sólo para capturar y prevenir los olores, sino también para tratar el aire de salida de la ventilación usando biocarbono, biofiltración y neutralización. El abono resultante se trata además para mejorar la biótica para un mejor crecimiento de las plantas.

La empresa fabrica y vende sistemas de bioenergía que convierten los residuos orgánicos en gas natural renovable y fertilizante con cero residuos. Impact Bioenergy tiene dos sistemas: La serie HORSE 25 con la capacidad de procesar 60 kg de residuos al día y la serie NAUTILUS 185 con la capacidad de procesar de 450 a 2200 kg al día.

Más información: impactbioenergy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *