QuenchSea es un dispositivo de desalinización portátil y de bajo coste que convierte el agua salada en agua dulce. Para esto, el aparato combina un sistema hidráulico, un triple proceso de prefiltración y una pequeña membrana de ósmosis inversa para desalinizar el agua de mar usando únicamente la energía humana. En el mar o en la costa, puede convertir el agua de mar en agua potable limpia al instante.

En condiciones ideales, QuenchSea puede producir tres litros de agua en una hora. Cuenta con un sistema hidráulico capaz de acumular una presión de hasta 60 bares, eliminando las sales del agua de mar a través de una membrana de ósmosis inversa.

El sistema de ultrafiltración y microfiltración incorporado elimina los sólidos en suspensión, los patógenos, los parásitos y los microplásticos. A continuación, mediante el proceso de adsorción, un avanzado filtro de carbón activado asegura tanto que el sabor como el olor del agua sean agradables.

El proceso de ósmosis inversa es el encargado de desmineralizar el agua donde la membrana de ósmosis rechaza las moléculas más grandes como las sales disueltas (iones) y otras impurezas como los patógenos para producir agua altamente potable para beber.

QuenchSea se desarrolló principalmente para tener un impacto positivo, para proporcionar acceso a agua dulce limpia a nivel mundial. Estamos tratando de alcanzar economías de escala para reducir los costes para donar y distribuir 100 millones de unidades para el año 2027. Nuestra gran visión es ayudar a aliviar la crisis mundial del agua en los próximos 7 años a pequeña y gran escala.

Más información: quenchsea.world

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *